domingo, 27 de julio de 2014

Paseando por Río en Brasil 2014: Cristo Redentor y Pan de Azúcar

Una persona no puede decir que ha ido a Rio de Janeiro si es que no ha visitado el Cristo Redentor o el Pan de Azúcar. Creo que lo más atractivo de ambos lugares es la vista de la ciudad. Desde lo alto, se pueden conseguir postales muy hermosas. La vista de panorámica es inigualable y hace que valga la pena la subida.

Vista desde el Pan de Azúcar
En mi itinerario visité primero el Pan de Azúcar. A esta montaña se puede acceder a través del famoso teleférico. La primera parada aquí es el Morro da Urca. Éste no es más que un escalón previo antes de llegar a lo más alto, el Pan de Azúcar. Esta primera parada también tiene una muy buena vista pero al estar en menor altitud no es tan imponente. Luego, un nuevo viaje de un par de minutos por otro teleférico nos llevará al Pan de Azúcar donde se podrá ver el gran litoral de playas de Rio de Janeiro así como la ciudad entero. Realmente impresionante.

Tren hacia el Cristo Redentor - Río de Janeiro

El otro gran atractivo turístico de Río de Janeiro es sin duda el Cristo Redentor, una de las nuevas maravillas del mundo. Al llegar a la estación, se puede acceder mediante un tren cuyo viaje dura alrededor de 20 minutos en subida con algunas paradas de por medio. Las vistas desde aquí también son geniales. Se tiene una buena toma del Maracaná a no mucha distancia. Además la imponente escultura del Cristo Redentor asombra a todos quienes buscamos la mejor pose para retratarnos. Eso sí, va muchísima gente así que procuren ir temprano para evitar largas colas y tumultos que finalmente no nos dejarán tomar las mejores fotos.

Cristo Redentor en Rio de Janeiro
Se puede visitar ambos lugares en un mismo día. Lo importante es salir lo antes posible para aprovechar al máximo. Unas ocho horas estimo será lo que en promedio nos duraría la visita en conjunto. Si bien el costo de cada uno es de alrededor de 60 reales creo que vale la pena por los recuerdos que se tendrán de este viaje. Ambos constituyen un paso obligado por la cidade maravilhosa.

domingo, 20 de julio de 2014

Paseando por Río en Brasil 2014: vida nocturna

En una ciudad tan cosmopolita como Rio de Janeiro, la diversión nunca tiene pierde. Lo interesante es que ya sea de noche en la playa o en algún bar del centro siempre hay un buen lugar para salir. Si deseas un trago en la playa, en Copacabana por ejemplo, tiene varios kioskos donde puedes quedarte, comer y tomar algo. Durante el mundial estaba lleno de hinchas alentando a sus equipos pero en cualquier otro día normal igual habrán brasileros en busca de fiesta.


La movida nocturna más importante de Rio de Janeiro se encuentra en el barrio de Lapa, en el centro de la ciudad. El equivalente a Barranco en Lima. Cientos de bares, pubs, discos y demás lugares llenos de música y un gran ambiente. Durante mi estadía pude visitar uno de los más conocidos, llamado Rio Scenarium. Esta casona de tres pisos bien iluminada se ubica pasando los arcos de Lapa. La entrada cuesta 25 reales. Adentro, te dan una cartilla donde van añadiendo tus consumos y luego pagas antes de salir. Lo interesante de este sitio es que tocan música en vivo. Algo de samba, bossa nova y blues para que todos se pongan a bailar en la pista o sentarse a por un trago en las mesas del lugar. Definitivamente lo recomiendo a todos los que vayan a Rio de Janeiro.

FIFA Fan Fest - Rio de Janeiro
FIFA Fan Fest

Si estaba en Brasil durante el mundial también tenía que visitar el Fan Fest donde se pueden ver los partidos en pantalla gigante. En el recinto ubicado en Copacabana, además existían stands de auspiciadores, kioskos donde se podían comprar bebidas. Adicionalmente a los partidos que se visualizan, también se presentan diversos grupos locales para amenizar el ambiente. Dado el escaso tiempo libre que tuve durante mi estancia en Rio, no pude estar presente durante algún partido pero sí después en el cierre de las actividades del Fan Fest de aquel día. Sí tuve mucha suerte porque casi no me dejan entrar. Aún así pude ver el final de la presentación de este grupo (cuyo nombre desconozco) y principalmente estar dentro del recinto que nunca más podría ir ya que era exclusivo por el Mundial de Fútbol.


domingo, 13 de julio de 2014

Paseando por Río en Brasil 2014: un partido en el mítico Maracaná

Ver un partido en el Maracaná es casi un sueño para todos los hinchas del fútbol. Verlo en un Mundial aún más. Y disfrutarlo desde una suite, en un palco con buffet, atención personalizada y todos los consumos que deseen es indescriptible.

Buena vista del Maracaná
La vista desde la zona que estuve es quizás de las mejores del estadio. Algo así como occidente central, en unas butacas muy cómodas y espaciosas. El ambiente en sí dentro del estadio es alucinante. La acústica es espectacular y las 4 pantallas que tiene ayudan a que no te pierdas ningún detalle.

Entrada de los equipos al Maracaná - Brasil 2014

Hubiera sido un millón de veces más emocionante ver a Perú en el Mundial. Algo histórico, único, algo que hasta el momento no he podido ver ni por televisión (y ojalá algún día se dé). No importa. Más allá de eso, la experiencia de estar en Mundial ya es grande. Escuchar el himno de la FIFA es una bonita sensación, junto a la salida de los equipos. Ver a la gente corear sus himnos nacionales también es altamente emotivo.

Con el grupo de Sony en el Maracaná
En el análisis del partido que vi, el Ecuador - Francia, fue emotivo porque al mismo tiempo se jugaba el Suiza - Honduras. Francia ya estaba clasificado y solo quedaba definir el otro equipo, o suizos o  ecuatorianos. Por un lado, los europeos le hicieron un partidazo a los centroamericanos y les ganaron 3-0. Ecuador también hizo un buen partido a Francia. Le cerró los espacios y tuvo como figura a su arquero para que los galos no les ganaran. Aún así no les alcanzó y el empate a cero terminó por eliminarlos.

El Maracaná visto desde un palco - Brasil 2014

Sin embargo, el 0-0 deja un obvio sinsabor. El gol es lo más importante en el fútbol. Y en un Mundial me hubiera gustado gritar o vivir un gol. Cómo vibra el estadio, el Maracaná y las hinchadas. ¡Qué importa ya! Fueron los 90' más emocionantes durante mi estancia en Brasil. En realidad fue un viaje soñado donde el momento cumbre era la visita al Maracaná.

Imagen del Ecuador - Francia - Brasil 2014
En total estuve casi 6hrs en el Maracaná. Un recuerdo imborrable por el estadio, por el Mundial, porque me atendieron muy bien, porque estuve en una suite y porque me hicieron sentir como si fuera un rey. Y todavía me quedaban casi 2 días más.

Un vistazo a una suite del Maracaná

viernes, 11 de julio de 2014

Paseando por Río en Brasil 2014: zonas exclusivas del Maracaná

El momento más impactante del viaje al mundial de Brasil fue poder estar en el Maracaná. ¡Y en una suite! Fue una experiencia de lujo, que solo puede ser costeada por personas con mucho dinero (o suertudos como yo).

Suites del Maracaná
Salimos rumbo al estadio 4 horas antes del partido para evitar el terrible tráfico de Río de Janeiro. Felizmente, decretaron feriado aquel día por lo que el trayecto duró poco más de media hora. Casi nada comparado a las 2 horas que demoraron la semana anterior para ir al España - Chile. Las puertas aún se abrían a las 2 de la tarde y faltaban algunos minutos todavía. Esperamos en la cola exclusiva para el programa "Hospitality" listos para ingresar al estadio. Aunque parezcamos la selección de Perú como verán el siguiente video, de alguna forma representamos al país en Brasil.


Entrada a las suites del Maracaná parte 1

A medida que caminábamos nos asombraba todo cada vez más. El pasillo nos llevaba a la zona de lounges del piso 2. La gente podía ver los partidos y comer algo mientras empezaba el partido. Luego, subiendo las escaleras mecánicas, estaría la suite donde me quedaría. Nuevamente recorriendo el pasadizo, estaban las mesas con los buffets que nos servirían, televisores y una barra donde podíamos pedir todos los tragos que querramos.

Entrada a las suites del Maracaná parte 2

En el post que viene les mostraré cómo es la suite desde dentro, la vista del Maracaná desde el palco y unos pasajes del partido que presencié: Ecuador - Francia.

miércoles, 9 de julio de 2014

Paseando por Río en Brasil 2014: un vistazo a la playa de Copacabana

El segundo día en Brasil era el más importante: el día del partido. Dado que este empezaba a las 5:00pm, nos daban chance para realizar otras actividades en la mañana. Una de ellas fue ir a la playa de Copacabana. Algo que realidad no era difícil y hubiera sido un pecado no hacerlo ya que solo teníamos que cruzar la pista.

Copacabana - Rio de Janeiro
Me gustó bastante la playa de Copacabana. Limplia, el mar de un color muy agradable (típico del Atlántico) y principalmente por la arena. ¿Y qué tenía ésta de especial? Pues que la arena era fría. El descubrimiento del siglo sin duda. Mientras que en Lima es casi imposible pisarla cuando un sol radiante, aquí no había ningún inconveniente.

Un vistazo a la playa de Copacabana

Eso sí muchos ambulantes. La mayoría de ellos muy insistentes. En cuánto a precios, sí son caros, sobretodo porque es una zona turística y porque también me vieron "cara de extranjero". Como en todos lados, es recomendable comparar para evitar que nos estafen. Además, se puede regatear precios y no aceptar a la primera.

Copacabana vista desde mi habitación en el piso 20

Un vistazo a la habitación

El hotel es que hospedé era el Rio Othon. Justo al frente de la playa de Copacabana. Un hotel donde los precios de las habitaciones superan los 2,000 reales en una de las mejores zonas de la ciudad. Particularmente, creo que precisamente uno de sus mejores atributos es la ubicación. La vista desde los pisos superiores es espectacular.

Una mirada a la habitación del Rio Othon Palace - Copacabana