domingo, 11 de octubre de 2009

Indignación futbolística

Antes del partido de ayer entre Perú y Argentina existía incredulidad en ambos bandos, por nuestro lado, la idea de que igual perderíamos porque Argentina era superior por más mal que estuviera y porque perdimos todos los partidos de visita en la Eliminatoria. En el lado argentino, vivían momentos de incertidumbre su equipo no tenía rumbo fijo, ni titulares, cada partido cambiaban por lo menos 5 jugadores respecto al anterior y lo peor de todo: no ganaban.

Así llegaban ambos, mucha tensión, nervios se jugaba mucho en este partido estaba latente la posibilidad de que la Argentina de Messi, Aguero, Tévez quedara al borde de la eliminación del mundial a causa de Perú, último de Sudamérica. Yo quería al menos un empate pero no pensé en realidad que estuviera tan cerca.

El primer tiempo fue un claro dominio argentino, Perú sólo defendió (lo cual se demostró con la posesión del balón de 75% para Argentina) y con la ayuda de Butrón y sus buenas atajadas y algunas buenas intervenciones de Zambrano y Rodríguez, los 45 minutos inciales acabaron sin goles. El balance fue bueno para el Perú ya que no asomamos ni de lejos al arco de Sergio Romero y no nos marcaron goles y por el momento evitábamos una terrible goleada.

Para el segundo tiempo, el equipo salió con otra actitud y durante los dos primeros minutos Perú ya había generado dos acciones claras pero la siguiente jugada fue para Argentina y lamentablemente su gol. Más allá de eso no hizo nada más el equipo local y fue Perú quien, a diferencia del primer tiempo, tomó la inciativa del partido. Bajó una torrencial lluvia y fuertes vientos Perú asomaba al arco rival como un huracán buscando el milagro y así logra el empate los 89 minutos. El estadio enmudeció, a falta de muy poco todos se quedaban sin palabras y los fantasmas rodeaban a Maradona. Dos minutos después llegó un gol de Palermo en off-side pero no había forma de que no lo validaran, la idea era que ganara a Argentina a como de lugar. Perú asustó con un remate que dio en el palo desde 40m por Vargas y un penal no cobrado a favor de Perú con el que teminaría el partido.

Ésta vez la indignación no es para Perú que causó, en más de una visita, verguenza sino para el lamentable árbitro boliviano que, como se especulaba, fue EXTREMADAMENTE LOCALISTA, dejando de cobrar dos penales para Perú (cuando iba 1-0 la mano no cobrada y en la última jugada cuando empujaron a Zambrano) así como el gol de Palermo en posición adelantada.

El resultado del partido en realidad fue: Argentina + su árbitro 2- Perú 1.

2 comentarios:

KLLR dijo...

Cuando Insua patea no tira un centro , sino que tira al arco, entonces en ese momento palermo como ustedes muestran está adelantado, pero es un off-side pasivo ya que el pase no va para él y no participa de la jugada, antes de que le llegue la pelota a palermo le pega a un defensor peruano y cuando eso sucede palermo está habilitado. Así lo lamento pero por más que no les guste FUE GOL. Sino lo entendieron les paso este link: http://noticias.iruya.com/content/view/27135/416/

Diego dijo...

Puede ser gol, es una jugada discutible pero las otras dos jugadas SI FUERON penales y de cobrarlas habría sido distinto y pudieran estar a punto de quedar fuera del mundial.