sábado, 14 de noviembre de 2015

Una aventura en la impredecible selva peruana

Una carrera (Amazon Race Forest) era la excusa perfecta para conocer la selva peruana desde muy cerca. Una experiencia única que incluía una subida y bajada de una montaña en San Roque de Cumbaza, un pueblo en las afueras de Tarapoto. Una ruta bastante exigente donde la pendiente de los primeros kilómetros era tan pronunciada que complicaba la subida a tal punto de tener que arrastarse. A esto se le añade que llovió toda la noche hasta poco antes de iniciada la carrera por lo que el terreno se encontraba bastante húmedo y lodoso lo que dificultaba la pisada, la cual en varias ocasiones quedaba atrapada en el lodo (de más está decir que todos terminaron llenos de tierra y barro). Sin duda una experiencia diferente que constituyó un gran reto para mí y para el grupo con el que viajé.

En medio de la Amazon Race Forest 2015
Más allá de la carrera, había que aprovechar para conocer los atractivos turísticos de Tarapoto. En principio nos alojamos en el pueblo de Juan Guerra, en la casa de la familia de nuestra amiga Katia, quien gentilmente nos acogió estos días y a quien estamos muy agradecidos. Este tranquilo pueblo se encuentra a unos 15 minutos de la ciudad de Tarapoto y se convirtió en nuestra base de operaciones de este viaje. En la tarde del primer día pudimos visitar las cataratas de Ahuashiyacu, las cuales nos refrescaron del calor que había hasta ese momento en nuestro camino. La entrada cuesta 6 soles para adultos y es aconsejable llevar ropa de baño y una muda para cambiarse.

Cataratas de Ahuashiyacu
Otro de los destinos predilectos si se va a Tarapoto es la Laguna Azul. Ésta se encuentra a unos 50 kms de Tarapoto y su trayecto demora cerca de 3hrs debido a que la carretera no está asfaltada. Una de las curiosidades para llegar aquí es que debes cruzar el río Huallaga por medio de una especie de balsa de tablas de madera que puede transportar hasta 5 vehículos. Luego, una vez que arribamos a la laguna, hay varias actividades que se pueden realizar, tales como bañarse, paseos a caballo, rapel entre otros. A lo largo de los 5km de extensión de la laguna hay varios recreos turísticos donde se puede comer, descansar en hamacas o comprar recuerdos y tragos exóticos de la selva. Lo ideal es quedarse todo el día disfrutando los espectaculares paisajes que nos muestra la laguna aunque para los que desean quedarse más tiempo en la zona hay diversos hoteles y alojamientos.

Laguna Azul
Otra opción muy interesante es visitar los baños termales de Don Grimaldo los cuales se ubican a pocos minutos de la Laguna Azul. El detalle peculiar y diferente de este lugar es que puedes cubrirte de barro completamente creando una pintoresca imagen que sin duda quedará en el recuerdo. Luego te puedes "limpiar" en una de sus posas acompañado de un jugo de guanábana, A mí me costó 15 soles el ingreso aunque es preferible que confirmen el precio ya que creo que incluía una especie de comisión para mi guía por lo que quizás sea menor.


Tarapoto probablemente sea la ciudad más comercial de la región San Martín, sin embargo, la capital de este departamento es la ciudad de Moyobamba, la cual también decidimos visitar conjuntamente a Rioja en un full day. Moyobamba es una ciudad más tranquila que Tarapoto pero tiene algunos atractivos interesantes como el mirador (el cual nos muestra unas muy bonitas vistas de la ciudad), el orquidiario (al costado del mirador) para los que gustan de las flores y también pueden visitar unos baños termales. Estos baños tienen varios recintos con temperaturas de diversos grados de calor, mientras más alta más pura será el agua que contiene. A continuación, ya en Rioja, fuimos a Yacumama, un recreo turístico que posee una playa artificial y una laguna así como un restaurante con comida espectacular (les recomiendo que prueben el juane). Para finalizar este recorrido pasamos por un clásico de Rioja, el Chuchu Center. Este es un conocido bar con una amplia carta de tragos exóticos de la selva los cuales tienen precios super accesibles (4 a 6 soles).

Mirador de Moyobamba
En estos días de visita por Tarapoto, Juan Guerra y sus alrededores, me di cuenta que la selva esconde muchos secretos y tiene un encanto que no se aprecia en otros lugares. Los espectaculares paisajes naturales y el caluroso clima es el principal sello de la misma aunque quizás también se encuentren con días lluviosos como me tocó a mí en los cuales podía caerse el cielo durante días seguidos o estar hirviendo con un sol radiante y de pronto un fuerte viento traiga las nubes y una fuerte tormenta amaine el calor. De más está comentar la calidez y amabilidad de los pobladores las cuales se aprecian en cada lugar que van y el carácter mayormente extrovertido de su gente que anima las fiestas nocturnas en Tarapoto. Con esto, creo que ya les dí razones suficientes para convencerlos y que este sea su próximo destino viajero. ¡No se arrepentirán!

4 comentarios:

Paola Villavicencio dijo...

Diego excelente descripción de la aventura por Tarapoto !

Diego Vera dijo...

Gracias Paola!!! 😃

katiuskamarticorena dijo...

Diego me emocione nuevamente con tu narración será un viaje que no se olvidara y estando tan cerca de Lima todo lo que uno puede conocer y vivirla.

Diego Vera dijo...

Así es Katia!!! La pasamos muy bien. Gracias!!!