domingo, 6 de noviembre de 2011

La importancia de un buen ambiente de trabajo

Todos hemos escuchado de las teorías X e Y. La primera afirma que las personas trata, en lo posible, de evitar el trabajo por lo que se les tiene que castigar, dirigir y hasta amenazar para que puedan cumplir sus obligaciones. La teoría Y, en cambio, es contrapuesta, esta dice que las personas son lo más importante, se autocontrolan y que el trabajo produce satisfacción y genera al fin recompensas y búsqueda de metas y objetivos. Yo creo que ambas teorías tienen algo de cierto, lo ideal es que haya un punto intermedio pero claramente tendiendo a la teoría Y.

¿Qué hacer si una persona no está motivada y no es eficiente? Despedirlo sería la respuesta más obvia y sencilla a la vez. Quizás las razones sean otras, tal vez no esté lo suficientemente motivado porque no le gusta su trabajo o porque el ambiente laboral no es óptimo. Es casi un hecho que la gente que se siente cómoda en su trabajo, sea más eficiente y disfrute lo que hace ayudando a que el objetivo común (que la empresa crezca, gane más y sea mejor) se concrete. En una organización, todos aportan, desde el vigilante y el operario hasta el gerente general, cada uno en su labor. Lo más importante es que la administración sea lo más horizontal posible, que no haya brechas largas entre la cabeza y el de menor nivel, así este último se sentirá más valorado y no tendrá el sentimiento de inferioridad y de que no podrá mejorar.
Generar un buen ambiente de trabajo es sumamente importante en las organizaciones. Los trabajadores se sentirán más cómodos, felices, habrá más compañerismo y cooperación. Las actividades fuera del ámbito laboral ayudan bastante, quizás campeonatos deportivos, excursiones o celebrar los cumpleaños. Que te decoren tu espacio de trabajo y te envíen una tarjeta parece simple pero significa bastante; acordar reuniones de integración cada mes o (incluso 2 veces al mes) suelen ser la perfecta excusa para salir un poco de la cerrada conversación laboral, conocerse algo más y descubrir otra cosas de los compañeros.

Es algunos supermercados y otras tiendas se ven pequeños cuadros donde colocan al empleado del mes, ¿a quién no le gustaría eso? Que sientas que tu trabajo y esfuerzo valen la pena. Que te gusta trabajar en esta empresa y que te gustaría quedarte. Creánlo, esto se nota. Como anécdota les cuento que actualmente llevo un curso en la asociación Nueva Acrópolis, en el break de mi clase nos damos un tiempo para tomar un café y conversar (alumnos y profesora), allí un amigo preguntó: ¿todos los que están en las escaleras y a la salida de las aulas, trabajan aquí? Y la profesora respondió: Sí, ¿por qué? Entonces mi amigo le dijo: "Es que siempre los veo felices, como que transmiten algo positivo". Gran ejemplo y se debería seguir no solo en el trabajo sino en cualquier cosa que hagas.

Si uno ve el ranking anual de "Great Places to work" te das cuenta que las empresas que aparecen allí son las que tienen un mejor clima laboral y que precisamente obtienen buenos resultados; la mayoría son empresas grandes pero con los objetivos claros de que lo más importante son sus trabajadores y mientras más contentos estén, más productivos serán. Además, tener un adecuado ambiente de trabajo puede influir a que te vaya bien en otros ámbitos de la vida, colaborando en que las personas sean mejores y vivan mejor.

3 comentarios:

Soñadora dijo...

Concuerdo plenamente con lo que expones Diego, más aún si consideramos la cantidad de horas al día que pasamos en nuestro trabajo, es importante tener un clima agradable.
Besos!

Anónimo dijo...

concuerdo con tu trabajo muy bueno

Marcelo Mugni dijo...

Muy buen aporte. Considero que crear un adecuado ambiente laboral es el factor fundamental para lograr el mayor potencial de cada empleado a favor de la empresa para la cual trabaja.